Cajas registradoras para el limite 2014

En la actualidad, el principio en Polonia, también en varios países, debe ser una caja registradora en cualquier institución que está despertando la venta de bienes y servicios. No importa si la compañía lleva a cabo grandes proyectos relacionados con la venta de grandes partes de bienes, como tiendas de grandes áreas o aquellas interesadas en servicios como servicios de reparación o adaptación. Tener un cajero es indispensable para los emprendedores.

Es probable que el requisito para ser esta herramienta sea impulsado por el hecho de que es necesario verificar si un empresario determinado paga el impuesto del IVA sobre los servicios que también se emiten. La condición del dispositivo debe verificarse con mucho cuidado, ya que la falla de la caja registradora puede pasar por alto y tener consecuencias legales muy desagradables. El uso de una caja registradora dañada expone al comprador al riesgo de incurrir en grandes contribuciones si la oficina de impuestos lo detecta. La caja registradora de Posnet está al tanto de la impresión del documento que confirma el acuerdo de compra y venta. Este documento es obligatorio para el comprador después de entrar en el contrato. Un recibo es un hecho gracias al cual se puede promocionar un producto (en caso de que el daño no se deba a una falla conocida, o se puede enviar al vendedor en la forma intacta en el título establecido por la ley. Este documento desea existir generalmente emitido por el comprador. No imprimir el recibo equivale a una infracción de la ley. Contrariamente a esto, el cliente no siempre le quita el documento, en cuyo caso el vendedor tiene el propósito de usarlo en caso de que el comprador lo cuide y luego lo devuelva. Recientemente también se han requerido cajas registradoras para los taxistas. El deber de ser un rastro fiscal de ellos está motivado, de modo que cuando en el éxito de los empresarios comunes, el impedimento de la actividad comercial es "negro". No solo los taxistas están obligados a tener cajas registradoras, también los conductores de empresas privadas de transporte tienen que deshacerse de ellos cuando venden un boleto a un pasajero. Las cajas registradoras son necesarias para prácticamente cualquier actividad en la que exista una relación de compra / venta de cualquier producto o servicio. La legitimidad de la obligación de tener estos dispositivos para entidades específicas en la actualidad se vende para ser suficiente. Una expansión demasiado grande de entidades sujetas a la obligación de establecerlas puede resultar en grandes curiosidades.