Cinturon resistente al fuego tipo b

En caso de incendio, lo más importante es una reacción profusa y confiable, que minimiza las posibles pérdidas. A veces, incluso puede contribuir a salvar vidas humanas. Sin embargo, para que esta reacción sea buena, es necesario saber qué método trabajar en qué buscar. De lo contrario, comenzaremos a disparar el fuego en un lugar cerrado y en un espacio abierto de la manera opuesta. En el primer caso, recuerde que nuestra sala de maniobra es pequeña, en movimiento no podemos permitir todos los preparativos. El más efectivo de todos es el vapor de agua, tarea que, supuestamente en acción rápida, debería llevar a la neutralización de la amenaza.

Ciertamente, el vapor como material extintor de incendios no es adecuado para superficies abiertas, donde no recibirá la concentración adecuada, gracias a lo cual es posible extinguir un incendio. Pero en edificios de tamaño mediano es muy útil. A menudo se toma en barcos, en interiores donde se toman gases o calderas volcánicas, donde no se permite el uso de agua. La acción básica del vapor, que permite eliminar el fuego, es neutralizar el oxígeno, sin lo cual la llama no durará. Su gran característica es el hecho de que este efecto se compra muy rápidamente, gracias a lo cual el fuego no podrá propagarse lo suficiente. Es extremadamente importante porque en cuestiones, cuando el fuego aumentará en toda la casa, no será extinguido por el mismo par. Es recomendable realizar acciones a larga distancia de la brigada de bomberos, que está conectada con la última, que las pérdidas causadas por el incendio serán excepcionalmente altas.