El desarrollo del embarazo semana tras semana fotos

Las primeras veces que elijas son las más importantes para el niño. Entonces, todos los órganos y las obras de la vida se abren, en los meses subsiguientes del estado de una mujer diferente, el niño prácticamente ya no existe. No es de extrañar que los médicos adviertan a las futuras madres que, en particular, en los períodos iniciales actuales de su bendito estado, pedirían mucho por sí mismas, tratarían de no enfermarse y no curar medicamentos fuertes que podrían haber causado un daño grave a su futuro hijo. Sin embargo, se sabe que es difícil dejar el hogar durante 9 meses, y la nieve y el frío, especialmente durante el período del solsticio y, además, debido a los grandes cambios hormonales en el sistema de la mujer, es prácticamente imposible de eliminar.

En primer lugar, no entre en pánico cuando note que se está resfriando durante su embarazo. Con un resfriado natural, la futura mamá se las arreglará muy eficazmente sola, sin necesidad de intervención médica. Siempre recuerde que el uso de fondos en los primeros cuatro meses de elección es altamente desaconsejable. En tales formas, vale la pena confiar en los estilos antiguos y fáciles para el frío de nuestras abuelas. El té con limón, miel y jugo de frambuesa y el jarabe de cebolla y ajo (a pesar de que es extremadamente malo no dañarán al feto, también nos ayudarán y el frío pasará en el transcurso de la semana.

Por otro lado, en el momento de un resfriado en el embarazo, debe cuidarse mucho más que durante el resfriado antes del embarazo. Debido a que un frío leve y una secreción nasal durante el embarazo se pueden curar con los métodos de la abuela, se trata de una neumonía (que es mucho más rápida ya que nuestro poder está muy limitado por la mejora de la apariencia y las hormonas será más difícil.

Sin embargo, si es una molestia durante el embarazo, una buena medicina será la inhalación del agua con sabor a sal de mesa o gotas de estómago, menta, manzanilla o lavanda. A menudo, sople la nariz para evitar que la secreción llegue a la garganta y deseche de inmediato los tejidos usados. También puede obtener gotas nasales que dificultan su nariz, y será más conveniente usar aquellas diseñadas para niños porque son mucho más delicadas. Sin embargo, la idea es no usarlos por más de 3 días.